En 1985, Félix Campayo Jiménez, agricultor y ganadero con una excelente trayectoria profesional, decide poner en marcha una empresa quesera que pueda competir con argumentos propios en el mercado.

Su proyecto, ya convertido en realidad, se basa en el control integral de toda la cadena productiva, lo que garantiza la trazabilidad del producto final.

En la Finca Cuarto Perea se cultivan los cereales más idóneos para la alimentación de nuestra propia ganadería. Ello, unido a la mejora continua de la oveja de raza manchega, permite obtener una materia prima de gran calidad lo que hace que elaboremos unos quesos únicos que rozan la excelencia