Conservas Emilia es una empresa familiar, fundada a finales de los 80, gracias al espíritu emprendedor de Dª Emilia Fuentes Ruíz, una veterana trabajadora del sector conservero, que conoce los secretos de la fabricación artesanal desde muy niña.

La creación de Conservas Emilia respondió a la necesidad de relanzar la fabricación artesanal tradicional de la anchoa del Cantábrico para ofrecer un producto final de altísima calidad. Con este propósito, Doña Emilia, arropada por sus hijos y sus nueras, puso en marcha la que hoy es una empresa de reconocido prestigio, galardonada en dos ocasiones con el premio de cata de la Feria de la Anchoa.

Tal ha sido la acogida de nuestros productos artesanales en el mercado, que la demanda ha posibilitado el crecimiento de la firma, que a finales de los años 90 se trasladó a las nuevas instalaciones ampliando su capacidad de producción.